Soy sólo yo y mis pensamientos...

domingo, 22 de junio de 2014

Paranoid

Dicen que si uno no suelta las cosas que piensa y se muerde la lengua, acaba siendo envenenado con su propio veneno. Sustancia creada por no expulsarla cuando es debido.
Y a mí hoy en día me pasa eso. Siento que tengo mucho que decirle pero nunca puedo hacerlo, ya sea por circustancias ajenas al evento, o porque él es un pelotudo.
A veces me da la impresión de que el momento idóneo para hablar, nunca llegará. Que siempre seré una esclava del "Tengo que decirte esto y no puedo" y eso me aterra.
Porque si con sólo verle todo es revolución y anarquía... El día que le diga todo lo que le tengo que decir será caos y destrucción... De él, de lo nuestro y de esta historia que por momentos jamás debió de empezar.

Y vuelvo a este estado cíclico de llorar, reír, acordarme, putearle, llorar, reír blablabla.
Por suerte y ya experta en la materia, sé que sólo dura unos días, y que hasta que vuelva a cruzarme con él, estaré bien.
Quizás esta angustia es el resultado de no ser sincera, y de intentar buscar un momento perfecto para serlo, que no llegará.


domingo, 15 de junio de 2014

Instinto

Parece imposible tomarse unas vacaciones de ciertos viejos hábitos. Y digo vacaciones, porque me doy cuenta de que hay cosas, de las que no puedo escapar, por más que quiera.
Mi instinto sigue ahí, latente, mis ojos en busca y captura de una nueva presa. El "miedo"... Ausente. Porque admitamosló, cuando quiero algo, lo demuestro y no temo al rechazo.
Ayer salí, me lo pasé genial, fue una de esas noches para recordar, diría que hasta encontré un sitio nuevo para pernoctar en esta ciudad a veces carente de diversión.
Y aunque mi instinto persista en que debo terminar lo que empecé, mi sentido común o moralidad pasajera prefiere dejarlo estar, por el momento. No te abandono, simplemente te postergo. Y hasta ahí puedo escribir.

Te postergo... Pero ya tenés una canción con la que te relaciono.


Bona nit gente!

lunes, 9 de junio de 2014

El error.

Siempre te catalogué como el "error" más bonito de mi vida. También, el más doloroso.
Porque si es cierto que cada vez que nuestros caminos se cruzan, la palabra "Felicidad" se queda corta para describir qué es lo que me pasa, la amargura de tu despedida también es algo difícil de asimilar.
Nunca fui tu primera opción, y nunca te pedí serlo, vos tampoco has sido la mía, pero siempre te consideré mi punto de inflexión.
Que si algún día empezaba algo con alguien, un encuentro con vos sería la prueba de fuego para determinar cuan enamorada me hallaba de quien estuviera de moda por mi vida.

De momento, nadie te gana, ninguno ha conseguido que yo te supere como es debido. Tampoco es que quiera superarte, no hay nada que superar, como diría Cerati, mis recuerdos son las cenizas de una noche larga. Una noche que transcurrió hace ya varios años, y de la cual no logro deshacerme.
Ha llovido mucho, han pasado muchos otros, y tu recuerdo sigue aquí, intacto.

Sigo pensando que sos un egoísta y un cobarde, y que si algún día reunís el valor suficiente para hacer lo que tenés que hacer, tené por claro que yo no estaré esperándote, ni deseando armar ningún tipo de nada con vos, porque tus hechos hablaron durante mucho tiempo, tanto, que un simple destello de luz no es suficiente para acabar con la oscuridad.

Lo peor de todo, es que sos un error que me gusta repetir, pasan los años y sigo repitiéndote, pasan las horas y sigo pensándote, y tengo demasiadas canciones que al cerrar los ojos se convierten en vos...

Dentro de unos días, volveré a cometerte, y como siempre, durante unas horas estaré feliz, y luego, tras unos días triste y mal, volveré a la normalidad, y vendrán otros, y escucharé nuevas canciones, pero vos... Vos vas a seguir vivo en mi.