Soy sólo yo y mis pensamientos...

domingo, 24 de agosto de 2014

Lo esporádico.

Uzzhuaia canta:

"Dejar la puerta abierta, no es una invitación.
Tal vez es un descuido, que acaba en ocasión"

"Magnífico Fracasado" es esa canción que siempre acabo relacionando con mi día a día.

Últimamente soy muy fan de lo esporádico, salir, ser caradura, hablar con extraños.
Es lindo dejarse llevar por la improvisación y tirar para adelante sin rumbo fijo.

Esta canción, recoge muy bien lo que yo pienso acerca de mi situación sentimental actual. Me encuentro esperando algo que no llega, y mientras espero, los eventos que van ocurriendo (los cuales no me alejan de mi cometido inicial) son descuidos involuntarios que muchas veces me dejan peor de lo que estaba.

Cuántas cosas se prometen a la luz de la luna, y cuántas no se cumplen al salir el sol.

El típico "Te llamaré", "Quedaremos", "Nos pondremos al día"... 

Últimamente ninguna se cumple... Para qué me pides el teléfono si no tenés intención de contactarme nunca?!

Esa es tan típica, que me dan ganas de salir de fiesta, cambiar mi nombre por el de Andrea y dar números falsos a todo el mundo, total... Uno se abre, muestra un poquito de sí mismo, y después el otro implicado no se moja na de ná.

Va a ser cierto el tema este de "promete hasta que la mete", pero si la mete por qué sigue con el promete?!

Es mi relación actual de amor/odio con los rollos de una noche.

Si te quiero para una noche, dudo mucho que quiera tenerte para más noches...
Siempre catalogo a los hombres en dos clases diferentes:

- Padre de mis hijos y rollos de una noche.

El "one night stand" es sólo eso, desfogarte con un tío que te pone mucho y ya... No requiere una conversación interesante, ni una conexión cósmica fabulosa.
Se trata de atracción física, seguida de un coito (en ocasiones bueno) y un "Si te he visto, no me acuerdo".
Fin de la cita. No hay más...
Yo no te pediré el teléfono para quedar otro día o entablar una conversación superficial para quedar bien.
Estás para lo que estás y ya está. Y ciertamente, tenés que flashearme mucho para que eso suceda, pero basada en mi propia experiencia, es tiempo perdido.

No sé si se ve a lo que voy, sólo plasmo lo que siento en este momento. 

Siempre que escucho "Magnífico Fracasado" me pasa igual.
Y "Magnífico Fracasado" + Resaca + Domingo + Soledad -> Dan por resultado que esté escribiendo lo que escribo.


Pasen buen domingo gente!

viernes, 22 de agosto de 2014

Nostalgia idiota!

Dicen que todo tiempo pasado fue mejor, bueno, a veces sí que se da esa premisa, pero no siempre.
Quizás referirse a que fue mejor, puede ser porque de vez en cuando, uno es esclavo de un recuerdo demasiado bueno. 
Porque mi cumpleaños de este año, no va a ser tan bueno como el del año pasado... Vamos, ni de coña! Aunque es verdad que a nivel personal estoy mejor que hace algunos cientos de días, ciertos eventos inmejorables, permanecen perennes en mí memoria.

Qué hacer en caso de ataque de Nostalgia idiota?!

- Resignarse, y seguir adelante.

Él no va a volver, y si vuelve, dudo que vuelva a pasar lo que pasó.
También dudo un rato largo de si él piensa en mí.
¿Y si vuelve y yo ya no estoy ahí? Y si estoy, él, ¿Volverá a estarlo?

Dudas filosóficas que me atacan en momentos de soledad aleatorios.

Qué mala es la soledad a veces! ¿No?



(Canciones idóneas que van perfecto con mi ataque de nostalgia idiota)

domingo, 17 de agosto de 2014

To look at you.

Lo típico, una y a casa. Lo típico pero no lo habitual.

Qué lindas son esas noches que uno sabe como empieza, y no como termina.
Anoche estuvo lindo, salí con mi cuadrilla habitual, y de repente de entre la multitud, le vi. Y tras algunos piques con mis amigos, fui a hablarle.
Acabar de fiesta con gente que acabas de conocer, es algo que uno tiene que hacer al menos una vez en la vida (yo lo hice más de una). Compartir relatos, una mínima parte de vos con alguien que no te conoce en lo absoluto (ni relativo) a veces, nos permite desarrollar una parte de nosotros que nunca sacamos a pasear.

Ayer salí con una cuadrilla de tíos que no conocía de nada, intercambié palabras con todos ellos y brindabamos en equipo riéndonos sin parar. Quizás dentro de unos días no recuerde ni siquiera sus nombres, o sus caras, pero da igual, la conexión establecida entre desconocidos me gusta mucho.

De él sólo sé su nombre, y bueno, han pasado muchas horas desde que la noche terminó, y aun sigo intercambiando palabras (bendita teconología!).
Aspiraciones de algo más? Nulas. Con el tiempo aprendí a no esperar nada, y menos de las cosas surgidas de una noche loca. Pero sí que me quedo con el recuerdo bonito de haber compartido un trocito de mi con alguien más.

Ojalá tenga más noches como la de anoche, pero sé que este tipo de circustancias sólo se dan una vez.
Quién sabe, quizás este destino caprichoso me vuelve a juntar con ellos, y seguro que caerán más risas y memorias.

El cambio general de aires de mi vida está resultando ser positivo, más que positivo, estoy feliz. Y espero que esta racha me dure un buen rato.

Ahora toca disimular que no tengo resaca y aprovecharé mi último día de vacaciones para ponerme al día con el mundo real, vuelta a las obligaciones y deberes varios.

Por lo pronto, él ya tiene una canción.