Soy sólo yo y mis pensamientos...

lunes, 23 de julio de 2012

Sapo de otro pozo

Siempre he tenido más amigos hombres que mujeres, es un hecho. No es que con las mujeres me lleve mal, ni mucho menos, tener amigas mujeres es necesario, pero tener amigos hombres es más divertido, son menos complicados, todo es más simple, no tienden a analizar las cosas de sobremanera, y eso a veces me gusta.
Pero no todo es color de rosa... Cuando tus amigos se echan novia, la cosa cambia. Tu relación con ellos cambia... Ellos se vuelven unos pollerudos sin personalidad, que fingen que nuestra relación no va a cambiar, y ambos sabemos que no es así...
Cuando el hombre (o por lo menos el 90% de mis amigos) se echa novia, durante ese periodo de noviazgo, les suelo dar por perdidos... Si bien seguimos en contacto y al día de nuestras vidas, ya no es lo mismo...
Por A o por B, siempre les caigo mal a sus "peor es nada". Minas celosas que no soportan mi presencia, porque soy simpática, o porque tengo más anécdotas que contar, o por el clásico problema de que yo llevo  más tiempo en la vida de sus hombres que ellas y eso les irrita... Celos pelotudos al fin y al cabo, porque si no pasó nada en años con ellos, no pasará nada ni ahora y ni quizás después (pongo quizás porque uno nunca sabe lo que le espera a la vuelta de la esquina).
En fin... Hace unos años, quizás mi verano habría estado más animado con visitas a pueblos, fiestas y demás. Pero este verano, resulta excesivamente aburrido, todos mis amigos (mujeres incluidas) gozan de una estupenda relación con otra persona... Todos están emparejados, todo es de a dos...
¿Y yo qué? Sí! Lo adivinan...  Más sola que la una...
La semana pasada me hicieron encerrona con un par de flacos (esa estúpida necesidad de buscarme "novio" para hacer salidas de a cuatro), pero no cuajó nada... Los chicos me caen bien, pero no me mueven un pelo, y ojo! Me los han presentado muy guapos, pero que no... Que yo estoy buscando ese algo más...

En fin, me siento como un sapo de otro pozo, y no me gusta nada!
Menos aún que mi felicidad tenga que depender de otro pelotudo, me niego!

Y no voy a desearle la ruptura a ninguno de mis amigos, celebro con ellos su felicidad, pero en algunos casos me toca hacerlo desde la distancia, para no armarles quilombo.

Y como cada vez que me encuentro en esta situación (a lo Estela Reynolds), me toca empezar de nuevo y buscarme nuevos amigos con los que salir, pero siempre parece que Zaragoza no me ayuda...
Así que para pasar mi tiempo, pinto cuadros, leo más libros que antes, sigo más el tenis... Ya saben, esas cosas que hace uno para llenar el vacío que se le queda cuando los amigos se ennovian...

Me prometí no esperar nada y dejar que la vida me sorprenda, a ver qué pasa...

Siempre que me encuentro así, me acuerdo de esta canción... (La pongo subtitulada por si las flies)


 

A pasar una linda semana!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Algo que decir?