Soy sólo yo y mis pensamientos...

lunes, 24 de septiembre de 2012

Cuando las cosas salen bien...

Hace un año, maldecía todo. Estaba en uno de los peores momentos de mi vida... Y ahora, quizás esté en uno de los mejores.
En el trabajo las cosas me van bien, tengo compañeros encantadores, y el ambiente no está nada mal, plus que a fin de mes, voy a ser más feliz.

A nivel personal, me está pasando algo insólito, bueno, no sé si insólito es la palabra, pero hacía tanto tiempo que no me pasaba, que la "falta de costumbre" me supera por momentos. Paso a explicar:

Voy de camino al cuarto año de soltería, cosa que no llevo mal, quitando algún momento puntual de soledad. Pero últimamente me siento correspondida, contenta, teniendo una especie de "algo" con alguien. Y se me hace raro...
Acostumbrada a la frialdad de los rollos de una noche, de relaciones cortas y distantes, de imposibles, ahora me veo inmersa en algo diferente. No es amor, ni amistad. Diría que más bien es afinidad extrema con alguien del sexo opuesto con un plus de besos y cariño. Es curioso...

No estoy enamorada, no sé si llegaré a estarlo, y la verdad es que en este momento puntual, es de las cosas que menos me interesan, estoy bien, sin más.
Me resulta muy gracioso como concebimos las relaciones a medida que tenemos más edad. Aún me considero joven, en un par de semanas me caen 26, pero mi concepto de "relación" es tan diferente...

Cuando tenía 15, si un chico me gustaba y era correspondida, después de un simple y llano beso, ya me encontraba sumergida en una "relación".
A mis 17, tras unas quedadas y algo de cariño extra, ya tenía "pareja".
De mis 22 hasta ahora, no he tenido "novio" ni "pareja"... Sólo "rollos de una noche", o inclusive "follamigos", cosas que sabía que tal y como tenían un principio, contarían con un final.

No me acuerdo lo que es estar enamorada, pero creo que a estas edades es diferente, concibo el "enamorarse" como un proceso lento, una terapia intensiva de conocer al otro y aceptar tanto lo bueno como lo malo. Lo curioso de mi edad o de mi generación es que todos (me incluyo) ya venimos con un rodaje hecho, ya nos han roto el corazón, y hemos fracasado en nuestros intentos de formar algo con alguien.
De ahí la cautela, los pequeños pasos que vamos tomando antes de lanzarnos por el trampolín a la piscina.

No sé exactamente en qué etapa me encuentro ahora, sólo me dejo llevar por el momento. Pero me da la impresión de que el concepto de "enamorarse" a medida que tengo más edad, es algo más complejo.
Será un sistema de autodefensa? Una manera de evitar el dolor?... Quién sabe...

Lo importante es siempre vivir el momento, "un día a la vez". Sin agobios ni complicaciones... No?

Así estoy ahora, a gusto, contenta, despreocupada... Y espero estar así mucho tiempo más.

Creo que mi concepto del amor, es como la letra  "Puente" de Cerati... Me imagino a cada uno de nosotros como islas pequeñas en donde habitamos, y que a medida que vamos conociendo gente, vamos trazando puentes y estableciendo conexiones... Y de vez en cuando, no sólo cruzamos palabras, vivencias y horas de inversión mutuas, a veces pasa también el amor...
Algún día, alguien cruzará el puente hacía mí, y también traerá el amor consigo, entonces tal y como dice Gustavo en la letra, podré decir contenta "Gracias por venir".

Que sea lo que tenga que ser... No?

"Aprendemos a jugar"
Buenas noches!

miércoles, 12 de septiembre de 2012

Like a rollercoaster

Es increíble lo que puede cambiar todo en cuestión de segundos/minutos/horas/días... Y me da igual si hablo del breve tiempo de mirada entre dos desconocidos o de un logro tras años de esfuerzo.

Quizás hoy estoy más optimista que de costumbre, sin perder el norte, y siendo muy consciente de donde vengo, el "dónde voy" te lo dejo a deber en este momento, vivo improvisando con las cosas que me van aconteciendo.

Ojalá pudiera poner este mix de sensaciones positivas en un Tupper (no va con segundas. Je!) y congelarlo, así cuando tengo uno de esos días negros, lo saco del freezer y descongelo una pequeña dosis para sentirme mejor.

Sigo acumulando comienzos, a ver cuántos de ellos terminan en finales (no abiertos). Como siempre, mi cabeza es un hervidero de ideas y proyectos que se suelen ir a garete por abandono, pero tengo la corazonada de que esta vez será diferente.

Él ya no forma parte de nada, ni siquiera es capaz de quitarme un simple y llano suspiro. (Lo que dije antes, ya no me afecta)

En fin, mejor dejo de divagar, y empiezo a full con este día que promete ser largo y agotador. Pero no sin antes dejar una canción (nunca se libran!).



miércoles, 5 de septiembre de 2012

Same old story

Se acaba el verano, vuelve el frío y vuelvo yo...
Siempre tomé este espacio como un sitio en donde contar lo que me diera la gana, de hecho es lo que siempre hago, y nunca soy fan de escribir por escribir, y sinceramente, en este preciso instante me veo con ganas de compartir y contarles algo, así que aprovecho, actualizo y me desahogo.

 Desde hace cosa de un mes, mi vida pegó un cambio de 180º, conseguí trabajo, vuelvo a estar en blanco (hasta entonces me ganaba la vida trabajando en negro). Y sí, soy afortunada, la gente no hace más que repetírmelo, y puede que tengan razón, y espero yo también encontrarle algo positivo.
Es un trabajo normal y corriente, con turnos rotativos y superiores incompetentes, pero trabajo al fin y al cabo. A fin de mes es cuando soy feliz, porque es cuando cobro. Pero no quiero enfocar esta entrada en esto. Quiero hablar de otras cosas...

 Desde que volví de Munich, me siento un sapo de otro pozo, no termino de encontrar mi sitio, en realidad, nunca sentí Zaragoza como mi sitio, sé que no es mi destino final, que dentro de equis tiempo, volveré a irme...

 Si bien, sigo contando con mis amigos, yo me sigo sintiendo vacía, insatisfecha, indiferente. No es algo que disfrute mucho, pero es lo que hay, de momento puedo convivir con este ligero mix de sensaciones incómodas...

 He conocido a mucha gente nueva, gente que me aportó cosas buenas, y eso me reportó cierta alegría. El trabajo me obligo a vivir durante unos días en Barcelona, y fui inmensamente feliz.
Puede parecer una tontería, pero yo soy un bicho de ciudad, una amante del smog y del caos, y pasear por Barna, conocer gente nueva, es de esas cosas que necesitaba experimentar de nuevo...

 Por tonterías del destino, sentí interés por alguien del sexo opuesto, pero como siempre, se quedó en intento frustrado, y no porque no hubiera afinidad entre nosotros, el coqueteo era mutuo, pero igual a la novia del chico en cuestión no le hacía gracia. (Me acabo de enterar hace un rato)
Es automático, si tienen novia, me alejo. Salgo disparada. No quiero líos ni que por mi culpa sufran terceros. El problema es que no sé si yo atraigo a capullos con novia, medio infieles por naturaleza, o es mi falta de suerte, o es momento de debatir si la fidelidad sigue siendo un factor importante en las relaciones de hoy en día (Ojos que no ven, corazón que no siente?).

 Todos coquetean, todos juegan y luego te la clavan (la noticia, el "tengo novia"). Me cansa! Es la historia de siempre...

Quizás hoy estoy demasiado pesimista, pero no es lo que quiero transmitir...

Estoy contenta de tener trabajo en estos tiempos que corren, aunque no sea el trabajo de mi vida, esto es lo que hay, es parte de crecer, y hay que saber tomar el control de la vida aunque sea a base de improvisaciones, tomar lo que llega, aceptarlo y pilotarlo lo mejor que se pueda.

 Respecto al flaco este... Lamentablemente me acostumbré a este tipo de situaciones, y llega un punto en el que ya no me afecta, o lo hace, pero menos que antes...

 En lo musical, ha sido un mes muy Cerati muy argentino. De hecho, si no encontraba trabajo, tenía la intención de volver a Argentina a probar suerte. Pasan y pasan los años, y echo mucho de menos a mi tierra... La nostalgia eterna del exiliado...

Me quedan muchas cosas en el tintero que quiero contar, pero mejor lo dejo para otro día. No son horas, y mañana trabajo.

Por lo pronto dejaré las dos canciones que mas machaqué durante el día de hoy.

- Redescubriendo a Antonio Birabent, y cayendo rendida a sus encantos nuevamente...



Y en eterno amor con Gustavo Cerati, su voz única y su lírica tan explícita y autobiográfica por momentos...



"Distante placer, de una mirada frente a otra, esfumándose"

Buenas noches...