Soy sólo yo y mis pensamientos...

domingo, 29 de septiembre de 2013

Gente de mierda...

Llevo tiempo sin escribir, pero tampoco quería escribir por escribir...

Hoy estoy cabreadísima. Sé que soy una mina inteligente, y que la mayoría de las veces puedo ver la tormenta inclusive antes de que se forme...
Y si tengo esa capacidad, también significa que puedo evitar la catástrofe... Pero qué pasa cuando esa tormenta que veía venir de repente cambia y se convierte en tornado?
Puedo seguir siendo capaz de evitar la inminente hecatombe, la putada es que mucha gente a la que quiero, no se da cuenta de lo que pasa y se ve envuelta en el inmenso quilombo.

Duele ver cómo la gente te decepciona, duele aceptar la nueva realidad que te rodea después de la tormenta, pero duele más aún ver, que la gente que te rodea se ve atrapada en ella y vos no podés hacer nada para evitarlo.
Porque sí, puedo advertirte con sútiles indirectas que la catástrofe es inmediata, pero si vos no te das cuenta por tus propios medios, no hay quién te salve.

Entonces qué hago?!

Lamentablemente no me queda otra que quedarme sentada a esperar que pase el temblor, y juntar los pedazos de aquellos a los que quiero. Realmente deseo que ellos se den cuenta... De que ella está haciendo daño.

Me tragué mi actitud impulsiva, creyendo que así hago lo correcto... Espero no equivocarme.

Y a vos... Cabrona asquerosa, quedate tranquila, que yo no haré nada, vos solita te vas a hundir en tu propio fango.

A veces esta impotencia me supera, me dan ganas de gritar de anunciar que ella hará daño y se lo llevará todo por delante. Pero aún hay gente que piensa que las tormentas son bonitas, y clementes...

Odio estar a la espera... Odio al final de cada explosión soltar un "Te lo dije"... Pero es lo que toca.