Soy sólo yo y mis pensamientos...

domingo, 17 de agosto de 2014

To look at you.

Lo típico, una y a casa. Lo típico pero no lo habitual.

Qué lindas son esas noches que uno sabe como empieza, y no como termina.
Anoche estuvo lindo, salí con mi cuadrilla habitual, y de repente de entre la multitud, le vi. Y tras algunos piques con mis amigos, fui a hablarle.
Acabar de fiesta con gente que acabas de conocer, es algo que uno tiene que hacer al menos una vez en la vida (yo lo hice más de una). Compartir relatos, una mínima parte de vos con alguien que no te conoce en lo absoluto (ni relativo) a veces, nos permite desarrollar una parte de nosotros que nunca sacamos a pasear.

Ayer salí con una cuadrilla de tíos que no conocía de nada, intercambié palabras con todos ellos y brindabamos en equipo riéndonos sin parar. Quizás dentro de unos días no recuerde ni siquiera sus nombres, o sus caras, pero da igual, la conexión establecida entre desconocidos me gusta mucho.

De él sólo sé su nombre, y bueno, han pasado muchas horas desde que la noche terminó, y aun sigo intercambiando palabras (bendita teconología!).
Aspiraciones de algo más? Nulas. Con el tiempo aprendí a no esperar nada, y menos de las cosas surgidas de una noche loca. Pero sí que me quedo con el recuerdo bonito de haber compartido un trocito de mi con alguien más.

Ojalá tenga más noches como la de anoche, pero sé que este tipo de circustancias sólo se dan una vez.
Quién sabe, quizás este destino caprichoso me vuelve a juntar con ellos, y seguro que caerán más risas y memorias.

El cambio general de aires de mi vida está resultando ser positivo, más que positivo, estoy feliz. Y espero que esta racha me dure un buen rato.

Ahora toca disimular que no tengo resaca y aprovecharé mi último día de vacaciones para ponerme al día con el mundo real, vuelta a las obligaciones y deberes varios.

Por lo pronto, él ya tiene una canción.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Algo que decir?