Soy sólo yo y mis pensamientos...

domingo, 2 de noviembre de 2014

Más mandarinas para la bolsa.

Siempre digo que mientras aparece mi media naranja, voy comiendo mandarinas.
Es así!

A lo largo de los años, el acumulado de mandarinas es bastante importante. La carencia de sentimientos en mis relaciones es abrumador, y aunque hay temporadas en las que me canso de este hecho, sigo practicando mi filosofía.
Aunque últimamente me ha dado por innovar. Mis patrones, mi estilo de tío ha ido cambiando con el tiempo.
Si bien antes la mayoría aplastante eran músicos, ahora empiezo a alternar con tíos normales, y de momento no me está yendo mal.

El viernes tuve una experiencia positiva, el otro implicado no tenía nada que ver con mis patrones habituales, y aun así pasé un rato excelente.

Siempre digo que hay una lucha interna en lo que se refiere al "ideal" de hombre, y a lo que una se termina llevando a casa.
Porque nunca encontraré a un tío como Chris Robinson, o Michael Hutchence. No hay dos personas iguales en este mundo, y estoy segura que el día que siente la cabeza, será con un tío completamente alejado de lo que yo quería en un principio.

Idealizar es malo, proyectar los deseos de uno en el otro no es conveniente. Y ese tipo de cosas empiezo a entenderlas ahora.

Pero claro, ir en contra de lo que una imaginó durante tantos años, es complicado. Con doce años soñaba que me casaba con Joe Perry, él era mi ideal.

Hoy por hoy, mi ideal se basa en encontrar a alguien con el que poder hablar de cualquier cosa, no tiene porque compartir mis mismos gustos, ni tiene que tener el pelo largo, simplemente se trata de esa conexión kósmica de la que tanto habla Janis.

Poco a poco voy encontrando un equilibrio entre lo que quería para mí, y lo que necesito en realidad.
Romper con la rutina de lo que proyectaba y empezar a pensar de manera seria en lo que realmente me puede llegar a complementar.

No sé si estoy ya en ese punto, en el cual estoy preparada para ponerme en serio con alguien, pero sí que noto que voy evolucionando a algo diferente a lo conocido con anterioridad.

Y eso, otra reflexión típica de mis domingos solitarios.



Nos costó nueve tracks de el Album "Kick" llegar a juntar nuestros labios, y cuando eso pasó, ésta canción pasó a ser la que relacionaré con él y con aquella noche.
Como siempre digo, cada uno tiene su propia canción, y bueno, esta es la tuya.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Algo que decir?