Soy sólo yo y mis pensamientos...

domingo, 16 de noviembre de 2014

Post-sábado.

Cada vez que empieza un nuevo día, una parte de mi piensa: "La de horas que te quedan por delante chata!"
Porque empiezo mis días muy temprano, y los acabo muy tarde, y tengo demasiadas responsabilidades y no puedo despistarme ni un segundo. Es así! Es lo que elegí, y me la banco.
Ayer fue un día agotador, ya venía de una semana fuerte, con compromisos que duraron hasta tarde y el sábado no iba a ser menos.
Soy experta en buscarme plan, y ayer fue un día cargado de cosas por hacer.
Después del trabajo fui a un mercadillo, a ver qué onda. Terminé con unos cuantos vinilos bajo el brazo y llegué a casa con un dolor de cabeza precioso. Pero claro, no me daba tiempo de descansar porque tenía que ir a un concierto, así que ducha rápida, cena precalentada y para el Eccos que me fui.
Hace años hablé de una banda de Madrid que escuché por la radio, no son otros que Látigos Calientes, los cuales tocaban por primera vez en Zaragoza. Así que mi visita a dicho evento era obligatoria. Y me lo pasé genial!
Siempre he dicho que el Rock en español no es lo mío, pero con esta banda hago una excepción.
Estuvieron geniales, el bar se llenó, me quedé alucinada con el nivel de conovocatoria, quizás se debía a que el batería es de aquí. Pero he de decir que había ambientillo del bueno.
Muchas gracias Ernesto por el disco, sos adorable! Y ese pequeño gesto me hizo muy feliz :)

Prosigamos:

Ayer al mediodía vinieron a comer tres norteamericanos al bar, y estuve hablando con ellos un ratito, cuando me pidieron la cuenta, terminé con sus números de teléfono y con un "Yeah! Let's go out of party tonight!".
Nomás acabar el concierto, quedé con ellos, y nos fuimos de parranda. 
Ellos me llevaron a sus sitios favoritos y yo a los míos. Estuvo bien el intercambio cultural, y puedo decir que me agendé a tres amigos nuevos. La mayoría, sureños. Mi rollo.

Me encantan estos sábados planeados e improvisados. Anoche también me quedé impactada con la caballerosidad de uno de ellos, que me acompañó hasta la puerta de mi casa, para asegurarse que llegaba sana y salva. Sigo asimilándolo.

Y sin más vacilaciones y después de un ibuprofeno, ahora me voy a poner a hacer el súper trabajo de la Universidad que vengo postergando con clase y estilo.

Y les dejo un vídeo de los muchachos de anoche. Oreja obligatoria!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Algo que decir?